Skip to content

Blog

gaviotas

¿Cómo poner en práctica el Mindful Eating?

Existen varias formas de poner en práctica el Mindful Eating o la alimentación consciente, consiguiendo un cambio en tus hábitos alimentarios que contribuyan con una mejora en tu calidad de vida —tanto a nivel emocional como físico.

Por ello hoy queremos traer una serie de consejos que ayudarán a llevar adelante una alimentación más intuitiva y racional, haciendo foco en lo que realmente importa y no saltando ningún paso. ¡Vamos a ello!


como poner en práctica el mindful eating

¿Cómo tener una alimentación consciente?

Si quieres llevar adelante una alimentación consciente tendrás que tener en cuenta una serie de cuestiones importantes a la hora de ingerir alimentos, de manera de mejorar tu relación con la comida. Así, en lugar de enfocarte en lo que comes, será fundamental hacer foco en cómo lo comes.

Ahora bien, ¿cómo poner en práctica el Mindful Eating conectando con nuestras emociones y pensamientos? Para ello, ten cuenta lo siguiente:

  • Tómate el tiempo de pensar. Es posible que ingieras alimentos sin pensar en lo que estás comiendo, en si te estás llenando o no y en si necesitabas eso para tu salud. Esto, sumado a las distracciones que nos rodean, hará que te sea imposible enfocarte en las comidas y, mucho menos, que puedas disfrutarlas.

  • Evita la desatención. Si bien es cierto que naturalizamos el hecho de comer con la televisión de fondo o, actualmente, mirando el celular y contestando mensajes, lo mejor será poner atención a una cosa por vez. Esto quiere decir que observar lo que vamos a comer y poner todos nuestros sentidos enfocados en ello, va a permitir que la relación con la alimentación sea más saludable. Sin embargo, es posible que al principio te cueste trabajo o bien puedas realizar varias cosas al mismo tiempo. Por ende, no se trata de forzar nada ni comer en silencio y sin disfrute, se trata de encontrar la mejor manera de prestar más atención en el modo de alimentarse y vivir siendo más conscientes.

  • ¿Comes rápido? Disminuye la velocidad. Una de las mejores maneras de estar más atentos y focalizados en cómo comemos va a ser ingiriendo más lentamente. Esto contribuirá con un aumento de la comunicación entre nuestra mente y organismo, procurando darle mejores señales de saciedad al cerebro. No te recomendamos contar cada bocado o ponerte como meta masticar 30 veces, sino que te tomes un tiempo para saborear el alimento y esperar la señal de saciedad. Recuerda que si tardas siempre 10 minutos en terminar tu platillo, no permitirás que el cuerpo le de ningún aviso al cerebro de que ya está lleno —puesto que este tarda 20 minutos en procesar cada señal.

  • Practica meditación. Cultivar la mente, el cuerpo y el espíritu puede ayudarte a cambiar tus hábitos alimenticios y a mejorar tu relación saludable con la comida, evitando la ansiedad y el estrés constante. Ser amable contigo, tomarte un tiempo para respirar profundamente, relajarte, o bien conseguir darle una nueva perspectiva a situaciones estresantes, puede servir para aumentar la autoconciencia, la concentración en el presente y la tolerancia a las frustraciones.

  • No tomes decisiones apresuradas. Al momento de ir al mercado y comprar tus alimentos, muchas veces puedes caer en la tentación de elegir con hambre y sin pensar —es decir, de manera impulsiva y apresurada. Por ello será mejor que anotes muy bien los alimentos nutritivos que tu cuerpo necesita y que involucres todos tus sentidos a la hora de escoger ingredientes y sabores nuevos, evitando los productos procesados.

  • Evita comer hasta estar demasiado lleno. Esta práctica te ayudará a controlar tu sensación de saciedad, evitando comer en exceso. Se recomienda alimentarse hasta estar un 80% lleno, por lo que seguir comiendo muchas veces será innecesario. Puedes implementar el buen hábito de «comer menos para vivir más» —práctica que se da mayormente en Japón— en la que resaltan el hecho de sentirse saciado sin necesidad de llenarse al 100%.

  • Reduzca la cantidad que ingiere. No solo ten en cuenta de reducir las porciones en tu plato, sino también ir tomando pequeños bocados y saborearlos conscientemente. Esto ayudará a que sientas placer al comer y puedas tomar un hábito en el que todo tu sistema esté centrado en el disfrute y no solo en lo que comes. El objetivo es prestar atención en los hábitos alimenticios, de manera de evitar atracones.

  • Inclínate por el disfrute. Cada vez que llegue la hora de comer, trata de tener una actitud positiva, de relajarte y de optar por comer siempre en una mesa (evitando ir a la cama o al sillón). Poner música, beber un vaso de agua y concentrarse en sentir los aromas de las preparaciones —además de deleitarte con los colores y texturas de cada alimento—, contribuirá a que disfrutes y sientas más placer al momento de comer.

¿Cuál es la diferencia entre alimentación consciente y dieta?

¿Es lo mismo hablar de alimentación consciente que de dietas? La respuesta es no, puesto que el Mindful Eating no es una dieta en donde debes seguir reglas estrictas o alcanzar metas. El objetivo principal será modificar los hábitos alimentarios para tener un enfoque más consciente, por lo que no va a estar centrado en perder o aumentar peso —aunque naturalmente ayudará a mantener un equilibrio saludable del peso corporal.

En otras palabras, la alimentación consciente va a estar alejada de la obligación y el esfuerzo extremo a la hora de pensar en cuánto comer, orientándose más por atender las señales de nuestro cuerpo, comprender cuáles son nuestras necesidades y prestar atención al placer y al bienestar general.

Particularmente, el Mindful Eating permite adoptar hábitos saludables que favorezcan un cambio en la actitud, en la mentalidad y en la consciencia plena, sin tener que estar pendiente de la balanza o restringirse con las comidas —lo cual puede hacer el efecto contrario, dándote más deseo de ingerir alimentos dulces o snacks poco saludables.

En conclusión, hacer dieta es llevar adelante un régimen con pautas más específicas e ingerir una cierta cantidad de alimentos para perder calorías y alcanzar una meta en un tiempo determinado. En cambio, practicar Mindful Eating tendrá otro enfoque, en el cual toda nuestra mente va a estar prestando atención en el disfrute, en la consciencia de nuestras emociones y en el observar cómo comemos lo que comemos.

1
    1
    Tu Carrito
    Pulpa Açaí BIO 14% Premium 400gr
    4 X 6,90  = 27,60 

    Barcelona

    Almalibre Açaí House 🌴
    +34 931 376 301
    C/ Girona 118
    Derecha del Eixample
    08009, Barcelona

    Herbolario Navarro Barcelona Biospace
    C/València 186
    Dreta de L’Eixample
    08011, Barcelona

    Vegans & Bio
    Avenida Diagonal 329
    Derecha del Eixample
    08009, Barcelona

    Che Chipá
    Carrer de Puigmartí 29
    08012 Barcelona

    Pacífico Market
    Carrer de València 462
    08013, Barcelona

    H2H Vic Crossfit
    Carrer de Francesc Santcliment 65,
    08500, Vic

    Centre de Nutrició Masot
    Carrer Camí Ral, 158-168, Local 5
    08490, Tordera